En la industria, la resistencia de los materiales es esencial para cumplir ciertas tareas. Las altas temperaturas, altos niveles de corriente eléctrica y otras condiciones de gran exigencia son el día a día de este sector.